Adapting Energy Efficiency Programs to Reach Underserved Residents 

Adapting Energy Efficiency Programs to Reach Underserved Residents

El documento “Adapting Energy Efficiency Programs to Reach Underserved Residents” ofrece estrategias para que los administradores de programas de eficiencia energética sirvan mejor a grupos de clientes desatendidos. Es importante la parte de la participación comunitaria equitativa para diseñar programas culturalmente apropiados e identificar barreras. Establecer un punto único de acceso puede simplificar el acceso al programa. Además, crear y divulgar métricas de equidad permite medir el progreso en objetivos como las tasas de participación. Desarrollar una fuerza laboral diversa puede mejorar la divulgación. También se revisan estrategias dirigidas a grupos específicos desatendidos, como clientes elegibles según ingresos, inquilinos y residentes de viviendas multifamiliares, y clientes rurales, con el objetivo de ayudar a los administradores de programas a aprender prácticas que han aumentado la participación entre comunidades históricamente desatendidas. Por otro lado, se discuten tres dimensiones principales de equidad energética: equidad procesal, equidad distributiva y equidad estructural, enfatizando la importancia de involucrar a las comunidades desatendidas en los procesos de toma de decisiones a través de relaciones colaborativas con grupos comunitarios. Se destacan ejemplos efectivos de participación comunitaria, como grupos asesores de equidad e iniciativas que buscan la opinión de la comunidad y comparten el poder de toma de decisiones.

Establecer un modelo de punto único de acceso que consolide varios programas de energía puede facilitar el proceso de solicitud para los clientes. Además, crear y divulgar públicamente métricas de equidad relacionadas con objetivos como la carga energética, las tasas de participación demográfica y los resultados es una manera efectiva de evaluar el progreso en equidad con el tiempo, especialmente cuando se combina con procesos de responsabilidad. Asimismo, se discuten estrategias para hacer que los programas de eficiencia energética sean más equitativos e inclusivos de las comunidades desatendidas, recomendando que los administradores de programas recopilen datos de equidad regular y sistemáticamente con la participación de la comunidad para realizar un seguimiento de los resultados y realizar los cambios necesarios. Un ejemplo es el plan 2022-2024 de Massachusetts, desarrollado a través de talleres comunitarios e incluye métricas de equidad como la participación demográfica en el programa y el grado de beneficios distribuidos en poblaciones de justicia ambiental. Desarrollar una fuerza laboral diversa de comunidades desatendidas es otra forma de beneficiarlas, puesto que los trabajos de energía limpia suelen pagar más que los salarios promedio. Establecer objetivos de desarrollo de la fuerza laboral, enfoques de capacitación integral y programas como Rising Sun Center for Opportunity que brindan capacitación laboral y servicios sociales pueden ayudar a abordar las desigualdades económicas y sociales. Adicionalmente, adaptar el marketing según las necesidades, preferencias y etapas/procesos de toma de decisiones de los clientes, así como identificar y abordar barreras y resaltar beneficios, también puede fomentar la participación en el programa de grupos desatendidos. Por último, se discuten estrategias para mejorar los programas de eficiencia energética para hogares de bajos ingresos, describiendo cómo muchos hogares de bajos ingresos no pueden recibir actualizaciones de aislamiento debido a problemas como cables dañados, techos con filtraciones, amianto, moho o desorden que necesitan reparaciones primero. Esto se conoce como aplazamiento del aislamiento y agrava las desigualdades al evitar que quienes se beneficiasen más no reciban actualizaciones. El documento recomienda establecer un programa de reparación previa al aislamiento para abordar los problemas que causan los aplazamientos para ayudar a más clientes de bajos ingresos a beneficiarse del aislamiento. Proporciona el Programa de Reparación de Aplazamiento de Aislamiento del Tiempo Atmosférico de Virginia como ejemplo que utiliza fuentes de financiamiento adicionales para proporcionar reparaciones para hogares aplazados del programa de aislamiento del estado. El documento, a su vez, señala que un programa piloto de Duke Energy encontró que el 40% de los hogares de bajos ingresos elegibles tenían problemas de salud y seguridad que impedían las actualizaciones energéticas, lo que muestra la necesidad de reparaciones previas al aislamiento para mejorar los programas de eficiencia energética para comunidades desatendidas.

En un mismo orden de ideas, se abordan diversas estrategias que los programas de eficiencia energética residencial pueden emplear para atender a los hogares desatendidos. En primer lugar, propone dirigirse a los clientes de ingresos moderados que superan los límites de ingresos mediante la oferta de opciones de productos asequibles y eficientes, y sugiere ampliar los límites de ingresos para incluir a más hogares de ingresos moderados. Además, recomienda combinar fondos de programas como el Programa de Asistencia para la Climatización y el Programa de Asistencia para la Energía del Hogar de Bajos Ingresos para financiar reparaciones necesarias en el hogar antes de las mejoras en la climatización, con ejemplos proporcionados de Ohio y Filadelfia. Además, destaca fuentes de financiación potenciales en salud como Medicaid, el Programa de Seguro de Salud para Niños y subvenciones del CDC, enfatizando la importancia de combinar múltiples fuentes de financiación. Por último, aboga por ofrecer incentivos más altos combinados con la instalación directa de mejoras de bajo costo como LED y cabezales de ducha de bajo flujo para reducir los costos para los clientes de bajos ingresos, mejorando así la accesibilidad y la asequibilidad. Continuando, el documento aborda estrategias para mejorar los programas de eficiencia energética para clientes de bajos ingresos y inquilinos. Destaca un programa en Connecticut que proporciona mejoras en el hogar sin costo alguno, como sellado de aire, aislamiento y luces LED a clientes elegibles según sus ingresos, mientras aborda los desafíos de las pruebas de rentabilidad para los programas de bajos ingresos debido a los altos costos. Propone eximir o modificar estas pruebas para programas de bajos ingresos y utilizar la Prueba de Costo Social, que considera los impactos no energéticos. Estudios de caso de Filadelfia ilustran la importancia de abordar las reparaciones del hogar antes de las mejoras en la climatización y agrupar múltiples fuentes de financiación, al tiempo que identifica desafíos enfrentados por los inquilinos debido al incentivo dividido. Las recomendaciones incluyen incentivar mejoras en todo el edificio, involucrar a los propietarios y ofrecer múltiples opciones de mejora para superar estos desafíos y promover la participación. Del mismo modo, se enfatiza el papel de los propietarios y administradores de edificios en la realización de mejoras sustanciales de eficiencia energética en viviendas de alquiler. Sugiere involucrar a los propietarios y administradores de edificios a través de asociaciones locales, simplificar los procesos de participación y proporcionar flexibilidad en los requisitos del programa. Ejemplos como el Programa de Navegador de Eficiencia del Condado de Dane ilustran programas fáciles de navegar que ofrecen evaluaciones de energía gratuitas y asistencia a propietarios de viviendas de bajos ingresos. Además, destaca la importancia de involucrar a los operadores de edificios a través de la gestión estratégica de la energía y ofrecer opciones más simples como auditorías y rebajas de electrodomésticos para lograr ahorros inmediatos. Por último, el texto aborda los desafíos únicos que enfrentan los clientes rurales y propone estrategias como coordinar programas multiestatales o regionales, ofrecer programas neutrales en cuanto a combustible, mejorar el acceso a banda ancha y facilitar el acceso a los programas para superar estas barreras y servir mejor a las comunidades rurales.

 

Las cooperativas eléctricas y las empresas municipales que sirven a áreas rurales suelen tener menos personal y recursos financieros en comparación con las grandes empresas urbanas. Para superar estas limitaciones, las empresas rurales pueden asociarse con otras organizaciones como agencias gubernamentales y administradores de terceros para ofrecer programas de eficiencia energética. Estos programas deben ser neutrales en cuanto al combustible para incluir hogares rurales que utilizan combustibles como propano y fuel oil para calefacción, además de electricidad y gas natural. El aumento del acceso a banda ancha en las áreas rurales permitiría que más clientes accedan a información sobre programas en línea y utilicen tecnologías inteligentes. Combinar la expansión de la banda ancha con la eficiencia energética podría ayudar a compensar los costos eléctricos adicionales debido al mayor uso de internet. El Clean Energy Resources Teams es una asociación público-privada en Minnesota que conecta a residentes y empresas con recursos de energía limpia a través de organizaciones que brindan servicios como compartir conocimientos universitarios, asistencia técnica y operar programas estatales. Ofrecen subvenciones a comunidades rurales que han financiado proyectos como la carga de vehículos eléctricos y educación sobre eficiencia energética. A su vez, se discuten estrategias para mejorar los programas de eficiencia energética y atender mejor a grupos desatendidos como clientes de bajos ingresos, inquilinos, residentes de viviendas multifamiliares y hogares rurales. Se recomienda adoptar incentivos escalonados u otras prácticas de financiamiento para evitar el incentivo dividido entre propietarios e inquilinos en viviendas de alquiler. También se sugiere interactuar con propietarios de edificios para promover mejoras más eficientes, ofrecer múltiples opciones de mejora para inquilinos y coordinar programas a nivel regional para atender mejor a los clientes rurales. Otras recomendaciones incluyen ofrecer programas neutrales en cuanto al combustible, aumentar el acceso a la banda ancha en áreas rurales e incorporar estas estrategias al modificar o crear programas. El documento menciona varios programas de servicios públicos y estatales que han implementado tales estrategias, y discute los beneficios de la eficiencia energética en la reducción de las cargas energéticas y la mejora de la calidad de vida. Es clave el abordaje de diversas estrategias, programas y políticas para aumentar el acceso a programas y recursos de eficiencia energética para comunidades desatendidas. Al mismo tiempo, cubriendo enfoques adoptados por estados, servicios públicos y organizaciones sin fines de lucro para diseñar programas de eficiencia energética para personas de bajos ingresos que brinden mayores ahorros. Los temas incluyen estrategias para superar las barreras de rentabilidad, entrelazar fondos de energía y salud, crear programas para viviendas multifamiliares, expandir las ofertas de weatherización, desarrollar capacitación laboral, mejorar la divulgación y el marketing de programas, abordar las divisiones digitales y utilizar datos para servir mejor a inquilinos y comunidades rurales. Asimismo, se da el análisis a una variedad de modelos de programas y ofrece recomendaciones para esfuerzos de eficiencia energética para personas de bajos ingresos más equitativos e inclusivos.

Para leer más ingrese a:

https://www.aceee.org/toolkit/2023/11/adapting-energy-efficiency-programs-reach-underserved-residents  

 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí