Scaling Up Sustainable Aviation Fuel Supply: Overcoming Barriers in Europe, the US and the Middle East

Scaling Up Sustainable Aviation Fuel Supply: Overcoming Barriers in Europe, the US and the Middle East

El Foro Económico Mundial y Airports Council International (ACI) World codirigen la iniciativa Aeropuertos del Mañana, que pretende abordar las necesidades energéticas, de infraestructuras y de financiación de la transición del sector de la aviación hacia unas emisiones netas de carbono nulas para 2050. La iniciativa ha reunido a ejecutivos de todo el sector de la aviación con el objetivo de acelerar la transición hacia una mayor sostenibilidad y resiliencia. Este informe presenta las principales conclusiones de nuestro trabajo sobre el combustible de aviación sostenible (SAF) en 2023. Se exponen las tecnologías críticas para la ampliación del SAF y sus ventajas, así como los mayores retos en este momento. Se han analizado los volúmenes futuros de SAF y se han identificado los centros de producción mundiales óptimos para satisfacer esta demanda emergente. Además, el informe se centra en la normativa y las políticas adecuadas para permitir el escalado mundial de las SAE, así como en las perspectivas y los temas importantes para países y regiones concretos. El informe se centra en tres regiones -Europa, EE.UU. y Oriente Medio- y contiene opiniones de las partes interesadas de los sectores de la aviación y la energía, así como del sector público. El objetivo principal es ofrecer una visión global de los retos existentes para la adopción de SAE y destacar qué medidas deberían adoptar las partes interesadas a lo largo de toda la cadena de valor para avanzar hacia un 10% de SAE en 2030 y la consiguiente descarbonización del sector para 2050. El transporte aéreo contribuye en un 2-3% a las emisiones mundiales de CO2, debido principalmente al consumo de combustibles fósiles de los aviones. Además, la demanda prevista de combustible de aviación podría aumentar en más de un 50% para 2050 en comparación con 2019, lo que incrementaría significativamente este porcentaje.  A pesar del reconocimiento de la importancia del combustible de aviación sostenible (SAF) en la descarbonización de la industria, la producción mundial sigue siendo insuficiente, con proyectos anunciados que cubren sólo el 30-40% de la aspiración del 10% del suministro mundial de combustible en 2030. Para resolver esta escasez de suministro es necesario desplegar las tecnologías existentes y desarrollar otras nuevas en regiones con condiciones favorables. También se necesitan normativas y políticas adecuadas para crear un mercado de SAF, dado que su producción es actualmente entre dos y cinco veces más costosa que la del combustible fósil para reactores. Europa ha liderado muchas políticas destinadas a avanzar en la descarbonización de su economía, como la implantación de sistemas de comercio de derechos de emisión (ETS) y la adopción de la legislación ReFuelEU, comprometiéndose a mandatos tangibles de SAE de hasta el 70% del suministro de combustible para 2050. Las partes interesadas se están centrando ahora en la colaboración en el desarrollo tecnológico, proporcionando propiedades transparentes de SAE y comprometiéndose con acuerdos de SAE a largo plazo. Los sectores público y privado tendrán que unirse para desbloquear las importantes inversiones necesarias para ampliar la escala. En Estados Unidos, los incentivos financieros están estimulando el desarrollo y la implantación de la tecnología. La Ley de Reducción de la Inflación (IRA) contiene créditos fiscales para los productores. 

La legislación local, especialmente en la costa oeste, pretende atraer la producción. Sin mandatos, el sector busca asociaciones que garanticen la explotación a largo plazo y acuerdos tangibles de reparto de riesgos. Ampliar tanto la duración como la disponibilidad de los incentivos federales puede proporcionar una mayor seguridad de planificación para las nuevas instalaciones de producción. En Oriente Medio, las condiciones locales y el papel de la región como centro mundial de la aviación son favorables para la producción de SAE. Con energía renovable barata, acceso a financiación y redes de exportación establecidas, la región podría convertirse en un centro de producción de combustibles «power-to-liquid» (PtL). Sin embargo, sin una regulación exhaustiva y favorable de los SAF, los actores se centran actualmente en la ecologización de las refinerías fósiles existentes y en la producción de combustible de aviación con bajas emisiones de carbono (LCAF). Es imprescindible una mayor concienciación pública y una colaboración más estrecha entre los sectores público y privado. Es probable que la región adopte un papel de seguidor rápido, desplegando la tecnología una vez que haya sido probada en otros lugares. Siguen existiendo retos en la producción y la adopción de tecnología. Además, los factores regionales -tales como las tecnologías disponibles, las condiciones de producción favorables y el panorama político- influyen significativamente en las estrategias de despliegue de las FAE. El sector de la aviación es un sector difícil de abandonar en medio de los esfuerzos por alcanzar un mundo neto cero en 2050, dado que actualmente causa entre el 2 y el 3% de las emisiones mundiales de CO2.  Los principales retos de la descarbonización surgen de las altas densidades de energía que requieren las aeronaves y de la falta de propulsión de emisiones cero comercialmente viable hoy en día, como ocurre en otros sectores como el transporte por carretera. Aunque soluciones como la mejora de la eficiencia operativa, el hidrógeno y la aviación eléctrica ayudarán a la industria a descarbonizarse, existe el consenso de que estas actividades serán, durante la próxima década, insuficientes para avanzar en la transición a cero emisiones netas.

En la actualidad, la solución fundamental que hay que implantar es el combustible de aviación sostenible (SAF), que, según las estimaciones, representará la mayor parte de la reducción del impacto ambiental hasta 2050. Las principales razones para ello son la posibilidad de una rápida ampliación (si se superan las barreras actuales), la perfecta integración en la infraestructura de combustible existente y los beneficios adicionales, como la reducción de las emisiones de dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas que reducen la contaminación atmosférica. Aunque se calcula que el FAE representará el 65% de la combinación energética para la aviación en 2050, según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), la producción actual sigue siendo baja a pesar de una oleada creciente de anuncios y compromisos para aumentar la producción a escala mundial. Durante la reciente tercera Conferencia de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) sobre Aviación y Combustibles Alternativos (CAAF/3), el sector acordó esforzarse por conseguir una reducción efectiva de las emisiones de CO2 del 5% para 2030, mientras que los firmantes de la declaración de ambición Cielos Limpios para Mañana 2030 aspiran a una cuota del 10% de SAF en el suministro de combustible para el mismo año. La consecución de ambos hitos requerirá un despliegue más rápido de las capacidades de producción. La colaboración entre todas las partes interesadas del ecosistema de la aviación será esencial para hacer posible esta transformación.

 

El informe aborda los desafíos y las oportunidades para aumentar la producción y el uso de combustibles de aviación sostenibles (SAF, por sus siglas en inglés) en tres regiones clave: Europa, Estados Unidos y Oriente Medio. El informe destaca la importancia de los SAF para reducir las emisiones de carbono en la industria de la aviación y abordar el cambio climático. En Europa, se identifican varios obstáculos para la expansión de los SAF, como la falta de incentivos financieros y políticos, la necesidad de mejorar la infraestructura de suministro y la incertidumbre sobre la disponibilidad y la calidad de la materia prima. A pesar de estos desafíos, se reconoce el liderazgo de la Unión Europea en la promoción de los SAF y se destaca la importancia de establecer un marco regulatorio claro y establecer asociaciones público-privadas para impulsar la inversión y la innovación en este sector. En Estados Unidos, el informe señala que si bien existe un interés creciente en los SAF, la falta de políticas coherentes a nivel federal y estatal, junto con la necesidad de mejorar la infraestructura y reducir los costos, sigue siendo un desafío importante. Se destaca la importancia de establecer un precio al carbono y de promover la colaboración entre los sectores público y privado para superar estos obstáculos y acelerar la adopción de los SAF. En Oriente Medio, se reconoce el potencial de la región para convertirse en un importante productor de SAF debido a su abundante suministro de petróleo y gas natural. Sin embargo, se señala que se necesitan inversiones significativas en infraestructura y tecnología para aprovechar este potencial y superar los desafíos logísticos y regulatorios. Se destaca la importancia de establecer asociaciones internacionales y de promover la colaboración regional para impulsar el desarrollo de los SAF en la región. En resumen, el informe destaca la importancia de abordar los desafíos clave, como la falta de políticas claras y consistentes, la necesidad de mejorar la infraestructura y reducir los costos, para permitir una mayor producción y uso de los SAF en Europa, Estados Unidos y Oriente Medio. Se enfatiza la importancia de la colaboración entre los sectores público y privado y de establecer un marco regulatorio claro y estable para impulsar la transición hacia una aviación más sostenible y con bajas emisiones de carbono.

Para leer más ingrese a:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí