Grids for Speed

Grids for Speed

Grids for Speed (GfS) representa un análisis integral de las inversiones y habilitadores necesarios para asegurar que las redes de distribución estén preparadas para una sociedad más electrificada. En este sentido, se destaca el papel crítico de la infraestructura de la red de distribución en acelerar el cambio hacia sistemas energéticos sostenibles y de bajo carbono. Según las conclusiones clave, se estima que se requiere una inversión anual de €67 mil millones hasta 2050 para desarrollar una red de distribución que permita la transición energética. Esta inversión deberá duplicarse hasta 2040 desde los niveles actuales, para luego continuar a 1.7 veces el nivel actual hasta 2050. Estrategias emergentes como la inversión anticipada, la excelencia en el desempeño de activos y la flexibilidad amigable con la red pueden reducir la inversión requerida en aproximadamente un 18%, llegando a €55 mil millones anuales. En cuanto a los beneficios sociales, los avances en eficiencia derivados de la electrificación podrían reducir casi a la mitad las facturas energéticas para 2050 en un escenario de cero emisiones netas. Además, la inversión necesaria en GfS podría crear más de dos millones de empleos adicionales. La provisión confiable y resiliente de electricidad tiene un valor social masivo que supera ampliamente el costo de implementación. Para habilitar esto desde el punto de vista regulatorio, es necesario que las regulaciones se transformen para permitir que los operadores de sistemas de distribución (DSOs) y las autoridades regulatorias nacionales (NRAs) ean flexibles, ágiles y capaces de desbloquear inversiones tempranas a una escala mayor que en el pasado. Además, se destaca la necesidad de un soporte político para asegurar una cadena de suministro ágil y resiliente para el desarrollo de la red de distribución. En resumen, el informe explora los beneficios sociales, identifica regulaciones apropiadas, formula un plan de acción para la cadena de suministro y aborda las necesidades de inversión, sirviendo como una valiosa guía hacia la transición energética. Del mismo modo, se resalta el papel de las redes de distribución eléctrica en habilitar la transición energética y aborda los principales cambios sociales que están remodelando los sistemas energéticos. Estos cambios incluyen la electrificación del calor y el transporte, la descarbonización, el aumento de las energías renovables distribuidas, las amenazas cibernéticas, los eventos climáticos severos y las expectativas cambiantes de los clientes. Estas tendencias están generando nuevas prioridades para las redes de distribución, como la resiliencia, la confiabilidad, la capacidad para acomodar el crecimiento y la variabilidad de la demanda, y el empoderamiento de los clientes. Aunque se han logrado avances incrementales en áreas como nuevas conexiones, subestaciones y longitud de líneas, el ritmo actual de desarrollo de la red es insuficiente para satisfacer las demandas de la transición energética. El informe insta a una renovación de las redes de distribución, con requisitos de red mejorados y prioridades de inversión, para habilitar los desafíos transformadores planteados por los roles cambiantes, el aumento de la demanda energética y la búsqueda de cero emisiones netas. Las inversiones deben centrarse en la renovación y reemplazo de la red, la digitalización de sistemas y la gestión de la fuerza laboral para reparaciones y cortes de energía en la red.

El documento ofrece una visión general de la inversión necesaria para actualizar y reforzar la red de distribución eléctrica en la región de la UE27+Noruega para habilitar la transición energética y alcanzar emisiones netas cero para 2050. Se estima que se requiere una inversión anual de €67 mil millones entre 2025 y 2050 para construir una red de distribución que pueda facilitar la transición energética. Esta inversión debe duplicarse desde los niveles actuales de alrededor de €36 mil millones hasta 2040, y luego continuar a 1.7 veces los niveles actuales a partir de 2040 en adelante. Los refuerzos impulsados por la demanda representan el 43% de la inversión para aliviar las restricciones de voltaje y térmicas en las redes de baja, media y alta tensión debido a la electrificación creciente. Las estrategias emergentes de la red, como la inversión anticipada, la excelencia en el desempeño de activos y la flexibilidad amigable con la red, pueden reducir la inversión requerida en alrededor del 18% a €55 mil millones anuales. La inversión anticipada es la estrategia emergente más rentable. La flexibilidad amigable con la red parece atractiva para postergar la inversión en países con electrificación rápida, pero el caso de negocio para los DSOs debe considerar esquemas de compensación para clientes y agregadores. El reemplazo y la renovación representan el 27% de la inversión para modernizar activos de red envejecidos y optimizar la confiabilidad y resiliencia. El refuerzo impulsado por la generación representa el 12% de la inversión para permitir que el exceso de generación renovable en una zona local sea desviado a donde se necesite. La inversión equivale a aproximadamente €150 por persona anualmente o 0.4% del producto interno bruto (PIB) de la UE27 según 2024. Asimismo, el documento ofrece una visión general de la inversión necesaria para la red de distribución en la región de la UE27+Noruega para una transición hacia un futuro de emisiones netas cero para 2050. Se destaca que se necesita una inversión anual de €55 mil millones, que es menos que el gasto actual en importaciones de combustibles fósiles. La inversión se divide en diferentes categorías, con la red de baja tensión (LV) representando el 44%, la de media tensión (MV) el 41% y la de alta tensión (HV) el 15%. Las restricciones térmicas representan el 60% del refuerzo requerido hasta 2030, mientras que las restricciones de voltaje son similares. La red de baja tensión servirá no solo a 250 millones de hogares, sino también a una cantidad similar de bombas de calor y vehículos eléctricos (EVs) para 2050. La inversión varía considerablemente entre países, con Francia, Alemania e Italia representando el 50% de la inversión total. Los caminos de inversión reflejan la singularidad de cada red, con algunos países requiriendo más refuerzos impulsados por la demanda y otros necesitando más reemplazo y renovación de la red. El documento también explora tres estrategias de red que podrían reducir la inversión en un 18%: inversión anticipada, excelencia en el desempeño de activos y flexibilidad amigable con la red. Estas estrategias ofrecen beneficios adicionales como una mayor confiabilidad, resiliencia y menores costos operativos. Finalmente, el documento introduce tecnologías de redes inteligentes como reguladores de tensión, reguladores de línea y bancos de condensadores, que pueden optimizar las inversiones de refuerzo en aplicaciones específicas abordando restricciones de la red sin refuerzo físico.

Por otra parte, el documento aborda los desafíos comunes enfrentados por los Operadores del Sistema de Distribución (DSOs) en la región de la UE27+Noruega al expandir la inversión para ofrecer soluciones amigables con la red (GfS) para la transición energética. Destaca la necesidad de €67 mil millones de inversión anual hasta 2050 para habilitar la transición energética. Los desafíos incluyen restricciones regulatorias y financieras, desincentivos para la inversión y regulaciones o incentivos insuficientes para la flexibilidad amigable con la red. Discute los cambios necesarios en el régimen regulatorio para abordar estos desafíos, como el acceso al capital a una tasa de retorno competitiva, ajustes al gasto operativo (opex) para reflejar un mayor gasto de capital (capex), la capacidad de invertir antes de la necesidad y claridad en las solicitudes de conexión a la red. Además, enfatiza la necesidad de un reconocimiento oportuno de las necesidades de capex, procesos regulatorios simplificados y enmiendas ágiles a los marcos regulatorios. El documento proporciona herramientas regulatorias para abordar desafíos específicos, incluyendo: Reconocimiento oportuno de capex y opex en mecanismos de inversión. Adaptación del costo promedio ponderado de capital (WACC) a condiciones macroeconómicas y actualización de las medidas de costo esperado de la deuda. Aumento de las asignaciones eficientes para la excelencia operativa. Aceleración de aprobaciones y permisos para inversión anticipada. Vinculación de horizontes de inversión a Planes de Desarrollo de Redes (NDPs) de DSOs. Permitir que los Estados miembros prioricen conexiones basadas en beneficios sociales. Incentivar a los usuarios a solicitar solo conexiones necesarias. Acelerar procesos de aprobación para proyectos estratégicos de red. Crear disposiciones ágiles para enmendar planes de inversión. Simplificar permisos para desarrollo de red con un enfoque ‘agrupado’. Incluir asignaciones para flexibilidad amigable con la red y establecer objetivos. Revisar restricciones tarifarias y estandarizar metodologías tarifarias. Introducir acuerdos de conexión flexibles. Siendo así, se delinean los desafíos clave enfrentados por los DSOs y las herramientas regulatorias propuestas para abordar estos desafíos y habilitar la inversión necesaria para la transición energética.

 

El documento proporciona detalles sobre la metodología utilizada para evaluar los requisitos de inversión para las redes de distribución de electricidad en varias categorías. Se describe el proceso para crear redes representativas utilizando la teoría fractal, mapeándolas a datos a nivel de país y calibrándolas en función de parámetros estadísticos. La metodología cubre evaluaciones de inversión para renovación y reemplazo de activos, digitalización de sistemas, automatización de redes y otras categorías. Incluye el análisis de datos históricos, edad y condición de los activos, tasas de depreciación y vida útil para determinar las necesidades futuras de inversión para el reemplazo y renovación de activos. Para digitalización y automatización, considera los costos de implementar nuevos sistemas, automatizar subestaciones y escalar inversiones según el consumo de energía y la volatilidad de precios. La metodología tiene como objetivo proporcionar un enfoque integral para estimar la inversión requerida para mantener, mejorar y modernizar las redes de distribución de electricidad durante los períodos previstos de 2025-2040 y 2041-2050. Del mismo modo, se proporciona un resumen de la metodología para evaluar los requisitos de inversión en varias categorías para los DSOs para satisfacer la demanda eléctrica futura e integrar fuentes de energía renovable. Se determina la inversión para instalaciones de medidores inteligentes basándose en datos históricos, costos unitarios de informes de la Comisión Europea, número de medidores implementados durante su vida útil, inflación y escalado según la base de clientes de los DSOs. Las inversiones en resiliencia de red como el enterrado de líneas aéreas y la adición de nuevos enlaces de alimentación se evalúan según datos históricos de longitud de red, costos unitarios ajustados por inflación y escalado por cobertura de red de los DSOs. El apéndice proporciona proyecciones a nivel de país para el consumo de electricidad en diferentes sectores, producción de energía renovable de fuentes solares, eólicas y otras, así como cambios en la carga máxima hasta 2050 bajo escenarios de descarbonización. Los impulsores de inversión específicos mencionados para algunos países incluyen objetivos de adopción de vehículos eléctricos, objetivos de energía renovable, reemplazos de activos de red, implementaciones de medidores inteligentes, automatización de subestaciones, ciberseguridad y gestión de la fuerza laboral. El documento tiene como objetivo esbozar un enfoque integral para cuantificar las necesidades de inversión de los DSOs para permitir la transición hacia una energía limpia mientras se mantiene el suministro eléctrico confiable.

Para leer más ingrese a:

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí