Navigating Indonesia’s Power System Decarbonisation with the Indonesia Just Energy Transition Partnership

Navigating-Indonesias-Power-System-Decarbonisation-with-the-Indonesia-Just-Energy-Transition-Partnership.jpg

Indonesia es una de las economías de más rápido crecimiento del mundo y, con su demanda de energía en rápido aumento y sus abundantes recursos energéticos y minerales, está llamada a desempeñar un papel clave en el panorama económico y energético mundial. La descarbonización de su sistema eléctrico se ha identificado como un factor clave para lograr su promesa de cero emisiones netas para 2060, dado que la energía de carbón domina su mix eléctrico. Para apoyar los esfuerzos de descarbonización del sector energético de Indonesia, se creó la Asociación para la Transición a una Energía Justa durante una cumbre del G20 celebrada en Bali en noviembre de 2022. El primer resultado de la Asociación para la Transición a una Energía Justa, que contó con el apoyo de la AIE, es el Plan Integral de Inversiones y Políticas, publicado en noviembre de 2023. En él se detalla una senda de transición energética para el sector eléctrico, se proponen reformas políticas, se proporciona un marco para una transición energética justa y se esbozan las necesidades y requisitos de financiación. En este informe, hacemos balance del panorama actual del sector energético en Indonesia, resumimos el papel de la AIE en la Secretaría del JETP y sus contribuciones al trabajo que ha conducido al Plan Integral de Inversión y Política del JETP. También ofrecemos una visión general de la trayectoria del JETP, así como análisis y recomendaciones para la descarbonización efectiva del sector energético de Indonesia. La descarbonización del sistema energético de Indonesia implica una transformación significativa. Implica el abandono de los combustibles fósiles, que en 2021 representaban el 80% del mix eléctrico, en favor de una mayor proporción de generación de energía limpia. Esto debe llevarse a cabo garantizando al mismo tiempo el crecimiento económico y un acceso equitativo a la energía para su población de 276 millones de personas. Varios esfuerzos nacionales e internacionales respaldan los objetivos de descarbonización de Indonesia. A nivel nacional, la Ley de Energía 30 de 2007 y el Plan Nacional de Energía de 2014 guían los esfuerzos del Gobierno indonesio para reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Estos se complementan con políticas destinadas a eliminar gradualmente las subvenciones a los combustibles fósiles, en consonancia con el objetivo de Indonesia de alcanzar las emisiones netas cero en 2060. En 2022, como parte de las iniciativas dentro de la presidencia del país en el G20, el gobierno indonesio junto con el Grupo de Socios Internacionales (IPG) publicaron la Declaración Conjunta sobre la Asociación para una Transición Energética Justa (JETP). Estados Unidos y Japón codirigen el grupo, del que forman parte Alemania, Canadá, Dinamarca, Francia, Italia, Noruega, Reino Unido y la Unión Europea. El JETP pretende movilizar 20.000 millones de dólares en los próximos 3-5 años para ayudar a Indonesia a llevar a cabo una transición energética acelerada y justa que apoye una trayectoria que mantenga al alcance un límite de calentamiento de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales. Los miembros del IPG pretenden movilizar 10.000 millones de dólares, mientras que el Grupo de Trabajo de la Alianza Financiera de Glasgow para el Net Zero (GFANZ) trabajará para movilizar y facilitar al menos 10.000 millones de dólares adicionales en financiación privada, supeditada a una financiación pública catalizadora y con la ambición colectiva de todas las partes. El GFANZ incluye un conjunto inicial de instituciones como Bank of America, Citi, Deutsche Bank, HSBC, Macquarie, MUFG y Standard Chartered.

 

El JETP pretende aprovechar también la experiencia, los recursos y las operaciones de los bancos multilaterales de desarrollo. El JETP elaboró un amplio plan de inversiones, con el objetivo de alcanzar un pico de emisiones del sector eléctrico no superior a 290 MtCO2 para 2030 y lograr unas emisiones netas nulas del sector eléctrico para 2050. Paralelamente, pretende acelerar el despliegue de las energías renovables, con el objetivo de alcanzar una cuota mínima de renovables del 34% de la generación total de electricidad para 2030. Para gestionar la aplicación cotidiana de la transición energética de Indonesia, el IPG y el Gobierno de Indonesia crearon la Secretaría del JETP. La Secretaría, albergada por el Ministerio de Energía y Recursos Minerales (MEMR) y apoyada por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), actúa como coordinadora de las partes interesadas internas y externas en el JETP, y desempeñaría una importante función de planificación y desarrollo de proyectos para el JETP. Indonesia es un actor importante en el panorama energético mundial. El país es la decimosexta economía más grande del mundo, y su economía fue el cuarto miembro del G20 que más rápido creció en 2022, sólo por detrás de la República de Türkiye, India y Arabia Saudí. La piedra angular del sector energético de Indonesia ha sido históricamente su rica dotación de recursos naturales, con abundantes reservas de carbón, petróleo y gas natural, especialmente carbón. Indonesia es el cuarto mayor productor de carbón y uno de los mayores exportadores del mundo. En 2021, la generación con carbón representaba el 61% del mix de generación, y las exportaciones de carbón del país alcanzaron aproximadamente 470 millones de toneladas métricas en 2022 (alrededor del 6% del consumo mundial de carbón). En total, los combustibles fósiles representan el 81% del mix eléctrico y, como resultado, Indonesia está lidiando con una alta intensidad de carbono en su sector eléctrico. La Ley de la Energía nº 30 de 2007 y el Plan Energético Nacional de 2014 (NEP 14) han fijado objetivos para lograr una combinación eléctrica más sostenible, con el fin de aumentar la contribución de las energías renovables al 23% del consumo total de electricidad en 2025 y al menos al 31% en 2050. Estos objetivos pretenden reducir las emisiones de carbono, mitigar el cambio climático y hacer frente a las repercusiones medioambientales del uso de combustibles fósiles. Indonesia también se ha comprometido a lograr cero emisiones netas en toda la economía para 2060. La transición energética de Indonesia puede apoyarse en la colaboración entre el gobierno indonesio, los socios internacionales, las empresas energéticas y las partes interesadas locales e internacionales. Esta colaboración es necesaria para dirigir la evolución de las políticas, las inversiones en infraestructuras de energías renovables, las estrategias de eliminación gradual de la generación de carbón y el establecimiento de marcos normativos que respalden la transición hacia una energía limpia.

 

El informe aborda una problemática crucial en el país relacionada con la descarbonización del sistema de energía. Este documento detalla el contexto actual de Indonesia en términos de su dependencia de fuentes de energía basadas en combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo, y cómo esta situación se alinea con los objetivos más amplios de mitigación del cambio climático a nivel global. El informe resalta la importancia de un enfoque integral y equitativo para lograr una transición hacia fuentes de energía más limpias y sostenibles. El énfasis principal recae en la necesidad de equilibrar la descarbonización con la justicia social, garantizando que esta transición no excluya a comunidades vulnerables o genere impactos desproporcionados en ciertos grupos demográficos. La iniciativa de la Asociación para la Transición Energética Justa en Indonesia busca abordar estas preocupaciones al priorizar estrategias que fomenten la equidad y la inclusión durante el cambio hacia un sistema energético más sostenible. Además, el informe destaca las medidas específicas propuestas para lograr una transición más justa y sostenible en el sistema energético de Indonesia. Estas medidas incluyen políticas para incentivar la adopción de energías renovables, la implementación de tecnologías más limpias y eficientes, así como programas destinados a capacitar a las comunidades locales y proporcionar oportunidades económicas en sectores emergentes de energía limpia. Se hace hincapié en la importancia de la colaboración entre el gobierno, el sector privado y la sociedad civil para impulsar estos cambios de manera efectiva y sostenible a largo plazo. Asimismo, el informe aborda los desafíos potenciales que podrían surgir durante este proceso de transición, como la resistencia a cambios estructurales, la necesidad de inversión financiera significativa y la gestión de la transición laboral para los trabajadores en industrias que podrían verse afectadas por el cambio de paradigma energético. Proporciona un marco para abordar estas dificultades y destaca la importancia de políticas flexibles y adaptativas que puedan mitigar los impactos negativos en las comunidades y trabajadores afectados. En resumen, el informe sobre la Transición Energética Justa en Indonesia destaca la urgente necesidad de abordar la descarbonización del sistema energético del país y subraya la importancia de hacerlo de manera equitativa, garantizando que nadie se quede rezagado en este cambio fundamental hacia un futuro más sostenible y con bajas emisiones de carbono.

Para leer más ingrese a:

https://www.iea.org/reports/navigating-indonesias-power-system-decarbonisation-with-the-indonesia-just-energy-transition-partnership

https://iea.blob.core.windows.net/assets/c5427919-6f48-48e4-aae3-e2d8e874d385/NavigatingIndonesiasPowerSystemDecarbonisationwiththeIndonesiaJustEnergyTransitionPartnership.pdf

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí