RENEWABLES 2023 GLOBAL STATUS REPORT

RENEWABLES 2023 GLOBAL STATUS REPORT

En las últimas dos décadas se ha vivido un auge de las energías renovables, sin embargo, la transición energética no está ocurriendo lo suficientemente rápido como para satisfacer las necesidades energéticas y abordar el cambio climático. El calor, los combustibles renovables y la capacidad de las energías renovables para competir con los combustibles fósiles siguen siendo barreras. Este año el Informe de Situación Global de Renovables 2023 publicado por REN21 está estructurado como una colección de cinco publicaciones separadas pero relacionadas sobre temas de energía renovable. Las cinco publicaciones de la colección examinan las tendencias mundiales de oferta y demanda de energía, sistemas e infraestructura de energía renovable, los beneficios económicos y sociales de las energías renovables y estudios de casos a nivel nacional. El análisis sobre las tendencias clave en el sector energético global en 2022, presenta que el consumo total de energía final aumentó un 1% en comparación con 2021. Las energías renovables representaron el 12,6% del consumo total de energía final. Las emisiones del sector eléctrico aumentaron un 1,3% y la electricidad renovable representa el 30% de la generación eléctrica total. La inversión en energías renovables estuvo por debajo del 30% de la inversión total en infraestructura de suministro de energía y combustible. El aumento de los precios de la energía en 2022 se debió a los altos precios del petróleo y el gas, que aumentaron la inflación. Esto ralentizó el progreso en materia de acceso universal a la energía y cocina limpia. Se estima que, en 2022, 774 millones de personas carecían de acceso a la electricidad, mientras que 2.400 millones carecían de acceso a cocinas limpias. Políticas como RePowerEU de la UE y la Ley de Reducción de la Inflación de EE. UU. tenían como objetivo promover la adopción de energías renovables. Los fenómenos meteorológicos extremos aumentaron la preocupación por el cambio climático. Las interrupciones de la cadena de suministro y los cambios geopolíticos aumentaron la atención en el suministro y la fabricación de energía a nivel nacional. Los costos de la energía renovable aumentaron debido a los altos costos de los insumos, aunque siguieron siendo más baratos que los combustibles fósiles en la mayoría de los lugares. La inversión en proyectos eólicos y solares disminuyó en algunas regiones. Del mismo modo, el informe ofrece una visión general de las tendencias energéticas mundiales en 2021-2022, donde algunos puntos clave: La demanda de energía creció un 4% en 2021 después de caer en 2020 debido a la pandemia. Las energías renovables representaron entre el 8,8% y el 9,7% de la oferta, mientras que los combustibles fósiles dominaron entre el 81,2% y el 79,6%. El calor, el transporte y la industria representaron la mayor parte del uso de energía, pero las energías renovables han experimentado una absorción más lenta en el calor y el transporte en comparación con la electricidad. El calor renovable representó el 11,5% del calor total en 2020. Las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la energía aumentaron un 1% en 2022 hasta un récord de 41,5 gigatoneladas y las emisiones del sector energético aumentaron un 1,3%, mientras que la intensidad de carbono de la electricidad cayó a un nuevo mínimo de 436 gramos de CO2 por kWh. La electrificación está creciendo: la electricidad aumentó del 15,3% al 18,9% de la energía final entre 2010 y 2020. La agricultura, la industria y los edificios están cada vez más electrificados, aunque el transporte se queda atrás, con un 1,4%. Las barreras al crecimiento de las energías renovables incluyen tiempos prolongados para la obtención de permisos de proyectos, con un promedio de 2,7 años en los EE. UU. y de 1 a 9 años en los países de la UE. El acoplamiento sectorial y el hidrógeno renovable muestran potencial, pero falta infraestructura para utilizar plenamente la energía renovable en todos los sectores. 

 

La expansión de la energía renovable a nivel mundial es un objetivo crucial en la lucha contra el cambio climático y la búsqueda de un futuro energético más sostenible. Sin embargo, este proceso está marcado por una serie de estrategias y desafíos que deben abordarse para lograr un avance significativo en esta transición energética. En primer lugar, es importante destacar que muchos países y regiones han desarrollado estrategias nacionales para promover el uso de energías renovables. Estas estrategias suelen incluir objetivos específicos de capacidad instalada, así como políticas y regulaciones diseñadas para fomentar la inversión en energías limpias. Sin embargo, la implementación efectiva de estas estrategias a menudo enfrenta obstáculos significativos. Uno de los desafíos más importantes es la necesidad de expandir la infraestructura de la red eléctrica para dar cabida a fuentes de energía renovables más variables, como la energía eólica y solar. Las redes eléctricas tradicionales no están diseñadas para manejar la variabilidad inherente de estas fuentes de energía, lo que puede provocar problemas de estabilidad y confiabilidad en el suministro de energía. La inversión insuficiente en redes eléctricas ha provocado la reducción de la energía renovable en algunos lugares, ya que la capacidad de generación excede la capacidad de transmisión y distribución. Además, los problemas de la cadena de suministro durante la pandemia de COVID-19 también han afectado la expansión de la energía renovable al provocar retrasos y mayores costos para los proyectos en algunas áreas. La escasez de materiales críticos y componentes clave ha dificultado la construcción y puesta en marcha de instalaciones renovables, lo que ha ralentizado el ritmo de crecimiento en el sector. Para cumplir con los objetivos climáticos y aumentar la participación de las energías renovables en la matriz energética global, será necesario realizar aumentos significativos en la producción de materiales críticos y el comercio internacional para respaldar el crecimiento de las energías renovables, lo cual, requerirá una coordinación efectiva entre gobiernos, empresas y otras partes interesadas para garantizar un suministro suficiente de los recursos necesarios para la expansión de la energía renovable. Asimismo, es crucial lograr el apoyo público para los proyectos renovables; esto requiere consultas significativas con las comunidades locales y una mayor concienciación sobre los beneficios ambientales, económicos y sociales de las energías renovables. La compra corporativa de energía renovable, especialmente a través de acuerdos de compra de energía, está creciendo y ha demostrado ser un motor importante para la adopción de energías limpias. Sin embargo, sigue habiendo resistencia y escepticismo en algunos sectores sobre la viabilidad y la rentabilidad de las energías renovables. 

 

De acuerdo con el desarrollo y las políticas de energía renovable a nivel mundial, los países están desarrollando planes de recuperación económica que mencionan las energías renovables para abordar la crisis energética, apuntando a sectores como la industria y el transporte. La UE aprobó planes que asignan 34 mil millones de euros para inversiones en energía limpia en tecnologías como la solar, la eólica, la biomasa, el hidrógeno y las infraestructuras. Estados Unidos lanzó un paquete de 370 mil millones de dólares sobre clima y energía limpia. Puerto Rico anunció un paquete de resiliencia energética de mil millones de dólares que incluye energías renovables residenciales. El plan de recuperación de Grecia asigna 200 millones de euros para almacenamiento y energía solar residencial. Siendo así, 146 países han anunciado o adoptado objetivos de emisiones netas cero a partir de mayo de 2023, además de datos sobre objetivos, políticas e incentivos de energía renovable en más de 100 países de todo el mundo, de los cuales, una gran cantidad comprenden objetivos para la energía renovable, la calefacción/refrigeración y el transporte, dichas políticas incluyen tarifas de alimentación, medición neta y mandatos de biocombustibles. Las políticas de eficiencia energética también son importantes para impulsar la transición y complementar las energías renovables, gracias a esto, los países están mejorando los códigos de construcción y los estándares de eficiencia y proporcionando subvenciones empresariales para mejoras de eficiencia. Respecto a la inversión global en energías renovables y otras áreas del sector energético en 2022, la nueva inversión global en energía y combustibles renovables alcanzó los 495.400 millones de dólares en 2022, un 17,2% más que en 2021, pero menos de un tercio de la inversión global total en el suministro de energía y en infraestructuras. China representó la mayor proporción de la inversión en energía renovable con un 55%, seguida de Europa, Asia-Oceanía, Estados Unidos y otras regiones. La inversión aumentó en Brasil, China e India, pero cayó en Europa y Estados Unidos.  

 

Por otra parte, la inversión en suministro de combustibles fósiles aumentó en 2022 debido a los altos precios, pero no volvió a los niveles previos a la pandemia; se registra que los mayores precios del petróleo y el gas fueron impulsados por acontecimientos como la invasión rusa de Ucrania. Ahora bien, la mayor inversión en carbón se observó principalmente en China e India debido a la fuerte demanda y los precios. Esto resultó en ganancias récord para las empresas de combustibles fósiles. Si bien las empresas de combustibles fósiles pretenden cambiar su nombre a «compañías de energía», la mayoría todavía depende en gran medida de los combustibles fósiles y no han alineado sus planes a largo plazo con la limitación del calentamiento global a 1,5 grados Celsius. Las empresas de combustibles fósiles no están invirtiendo lo suficiente en energías renovables y soluciones bajas en carbono a pesar de los compromisos netos cero. Por ejemplo, en 2022, las cinco principales empresas de combustibles fósiles obtuvieron ganancias récord de 195 mil millones de dólares, pero solo asignaron en promedio el 17% del gasto de capital total a inversiones bajas en carbono, que representaron solo el 1,13% de la inversión mundial total en energía limpia. Si bien estas empresas invierten miles de millones anualmente en la exploración de combustibles fósiles, sus inversiones en energías renovables no fueron reveladas claramente. Las instituciones financieras también continúan proporcionando una financiación significativa a proyectos de combustibles fósiles en comparación con las energías renovables: solo el 12% y el 7% de los préstamos y la suscripción se destinarán a energías renovables en 2021 y 2022, respectivamente. A finales de 2022, más de 1.500 instituciones que representaban alrededor de 40,5 billones de dólares en activos se habían comprometido a desinvertir en combustibles fósiles; sin embargo, la desinversión en combustibles fósiles no significa necesariamente reinvertir en energías renovables. Los inversores utilizan cada vez más marcos financieros sostenibles, como bonos verdes y calificaciones ESG, para respaldar las inversiones en energías renovables. La discusión sobre finanzas sostenibles y energía renovable aborda una serie de temas relevantes para la transición hacia un futuro más limpio y sostenible. Comenzando con el nuevo programa IF-CAP del Banco Asiático de Desarrollo, se busca fortalecer la financiación climática en Asia y el Pacífico mediante asociaciones y garantías para facilitar más préstamos para proyectos climáticos. Además, se mencionan las taxonomías de finanzas sostenibles, que clasifican las actividades económicas como sostenibles, y se destaca el crecimiento en el desarrollo de tales taxonomías a nivel mundial. Por otro lado, los bonos verdes también son abordados, los cuales dirigen los ingresos de bonos hacia proyectos de clima y energía renovable. Los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), están siendo cada vez más utilizados en las finanzas convencionales para evaluar los compromisos y acciones de las empresas en la transición hacia la energía renovable. 

 

En cuanto a la energía renovable en 2023, se observa una serie de oportunidades debido al aumento de los precios de los combustibles fósiles, la disminución de los costos de las energías renovables y el mayor financiamiento para proyectos de transición energética. Se resalta cómo la adopción de energías renovables puede ayudar a reducir costos, mejorar la sostenibilidad y aumentar la competitividad en todos los sectores. Igualmente se mencionan los esfuerzos coordinados entre gobiernos y partes interesadas para fomentar una mayor adopción de energías renovables, así como los beneficios sociales que estas pueden generar, como la creación de empleo, una mayor seguridad energética y el acceso a energía limpia. Lo anterior y en relación con la transición energética a nivel global, se espera un continuo crecimiento significativo en la capacidad y generación de energía renovable para reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Se destaca la importancia de establecer políticas y objetivos para aumentar el uso de energías renovables y reducir las emisiones de acuerdo con los objetivos del Acuerdo de París. Se mencionan las políticas de apoyo a las energías renovables y tecnologías limpias, así como los desafíos persistentes en la integración de energías renovables variables y el fortalecimiento de la infraestructura de almacenamiento y redes eléctricas. Los cuellos de botella en la cadena de suministro también plantean riesgos si no se abordan adecuadamente, en referencia a la oposición social puede frenar la construcción de ciertos proyectos energéticos, por lo que garantizar el apoyo y la participación de la comunidad es importante para que las transiciones energéticas sean exitosas. Otro tema importante es la fase de salida de los combustibles fósiles y el impulso hacia una economía más limpia y sostenible. Se mencionan diversas políticas, informes y datos relacionados con la energía renovable, la eficiencia energética y la eliminación gradual de los combustibles fósiles; en particular las políticas de reforma del precio del carbono y de los subsidios a los combustibles fósiles están ayudando a incentivar el cambio hacia opciones bajas en carbono en muchas partes del mundo. Sin embargo, aún es necesaria la implementación total de los compromisos netos cero para limitar el calentamiento global, así como la necesidad de financiamiento climático y esfuerzos de descarbonización, la creciente importancia de las finanzas sostenibles y los marcos de evaluación ESG en la toma de decisiones financieras; la discusión sobre finanzas sostenibles y energía renovable aborda una amplia gama de temas cruciales para la transición hacia un futuro energético más limpio y sostenible, destacando la importancia de políticas coordinadas, financiamiento adecuado y acciones concertadas a nivel global para enfrentar los desafíos del cambio climático y promover un desarrollo más sostenible. 

 
 

 

Para más información en:

 

 

 

 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí