The intersection between competition and data privacy

The intersection between competition and data privacy

Con el desarrollo de la economía digital, los datos han asumido un papel cada vez más importante para las plataformas en línea y la mayoría de los modelos de negocio digitales, convirtiéndose a menudo en un elemento central de la conducta de los actores en los mercados digitales y de la competencia. Al mismo tiempo, se ha producido un aumento de la normativa sobre privacidad de datos y de su aplicación en todo el mundo. La intersección entre la competencia y la privacidad de los datos ha surgido recientemente en las evaluaciones e investigaciones llevadas a cabo por diversas agencias de competencia. Esto ha suscitado preguntas sobre si la privacidad de los datos y la recopilación de datos de los consumidores constituyen una cuestión antimonopolio, si las consideraciones de competencia deben tenerse en cuenta en las decisiones de las autoridades de protección de datos y, en caso afirmativo, cómo pueden potenciarse las sinergias entre ambos ámbitos políticos y superarse los puntos de tensión. Este documento explora la interacción entre la competencia y la privacidad de los datos. Analiza sus objetivos respectivos y examina cómo las consideraciones relativas a un ámbito político se han incluido, o podrían incluirse, en el otro. Además, investiga las intervenciones de aplicación y las medidas reguladoras que podrían fomentar sinergias o dar lugar a desafíos potenciales. Concluye ofreciendo ideas sobre modelos de cooperación entre las autoridades de competencia y las de protección de datos. La «dataficación» generalizada de las actividades sociales y económicas ha dado lugar a un aumento de la recogida, el acceso y el intercambio de datos personales. Esto ha elevado el perfil de la preocupación por la privacidad de los datos y ha impulsado una expansión global de las leyes de privacidad y protección de datos personales. Paralelamente, la concentración de una gran cantidad de datos en manos de grandes empresas digitales se ha convertido rápidamente en un motivo de preocupación por el consiguiente poder de mercado que ejercen dichos agentes, que puede conducir potencialmente a conductas contrarias a la competencia y a la violación de la privacidad de los datos de los usuarios. En consecuencia, las autoridades de protección de datos y de defensa de la competencia se han centrado cada vez más en las prácticas empresariales en torno a los datos. 

Los mercados digitales afectan a la privacidad de los datos porque los modelos empresariales a menudo se basan en la recopilación de cantidades significativas de datos personales, que pueden utilizarse para elaborar perfiles de las personas también en relación con aspectos sensibles de su vida privada, y las autoridades de protección de datos han empezado a evaluar el alcance y la eficacia de las bases jurídicas para el tratamiento de dichos datos personales. La recopilación, el acceso y el intercambio de datos también se han vuelto cada vez más relevantes para las evaluaciones de competencia, dado que las prácticas de datos de las empresas son un elemento central de la dinámica de la competencia en los mercados digitales, por su papel tanto en el fortalecimiento del poder de mercado como en la facilitación de conductas contrarias a la competencia. Dado que las autoridades de protección de datos y de competencia aplican marcos conceptuales diferentes y persiguen objetivos de política pública distintos, cada vez se presta más atención a la aplicación concomitante de los dos regímenes jurídicos en los mercados digitales, en los casos en que el «interesado» o «individuo» y el «consumidor» se solapan claramente. La relación entre las leyes de competencia y de protección de datos es polifacética. Su interacción puede generar sinergias y complementariedades, así como tensiones y retos para los reguladores. Durante años, se ha debatido si la privacidad de los datos y la recopilación de datos de los consumidores deberían ser un problema antimonopolio, si las autoridades de protección de datos deberían tener en cuenta las preocupaciones en materia de competencia y las consideraciones sobre el poder de mercado de las empresas, y qué intersecciones entre los dos ámbitos políticos deberían priorizarse. Por ejemplo, una fusión en los mercados digitales podría tener un impacto significativo en la cantidad y el detalle de los datos personales recogidos y procesados: por lo tanto, tanto las leyes de competencia como las de privacidad de datos podrían estar en juego. Estos debates han alcanzado recientemente un nivel superior, a raíz de decisiones judiciales y prácticas en torno a los datos que los sitúan en el centro de las preocupaciones de reguladores y responsables políticos en ambos ámbitos. Al mismo tiempo, cada vez son más las publicaciones que ponen de relieve un mayor riesgo de «juego normativo», en virtud del cual determinados agentes podrían tratar de aprovechar la normativa, los mecanismos de cumplimiento o las herramientas de protección de la intimidad de los datos con fines excluyentes, lo que plantea la cuestión de cuál es la mejor manera de abordar dicho riesgo desde una perspectiva de buena gobernanza pública. Cada vez se es más consciente de que, si bien las leyes sobre privacidad de datos y competencia forman parte de un panorama normativo más amplio, las intervenciones específicas en un ámbito político pueden potenciar u obstaculizar los objetivos del otro. 

Expertos y comentaristas han señalado que, para alcanzar los objetivos respectivos de cada ámbito, puede ser pertinente incorporar a la propia evaluación factores que tradicionalmente caen fuera de ese ámbito específico de intervención, considerando, por ejemplo, la privacidad de los datos como un parámetro de calidad de la competencia, o examinando cómo un requisito o medida específicos de privacidad pueden afectar a la entrada en el mercado. Estas cuestiones son especialmente agudas cuando los sectores innovadores se basan a menudo en mercados digitales de dos caras, modelos complejos de monetización de datos personales y prácticas de raspado de datos como las que subyacen a los modelos de aprendizaje automático. Actualmente existen varias iniciativas a nivel nacional destinadas a abordar esta interacción y adaptarse a esta realidad cambiante. Por ejemplo, un número cada vez mayor de autoridades de competencia y protección de datos están aunando fuerzas para cumplir sus mandatos reguladores de forma coordinada, a través de plataformas y foros de cooperación, memorandos de entendimiento, cooperación bilateral caso por caso, así como declaraciones públicas en las que detallan vías que conducen a una colaboración más estrecha. Con su papel de centro de conocimiento para datos y análisis, plataforma para el intercambio de mejores prácticas y cooperación internacional en ambas disciplinas, y su trabajo bien establecido con las redes existentes de cooperación reguladora, autoridades de protección de datos y autoridades de competencia, la OCDE puede ayudar a los países miembros a hacer frente a este reto de política interreguladora. Este informe y la mesa redonda conjunta pretenden ser un punto de partida de debates prácticos y sentar las bases para una mayor cooperación entre estas comunidades en los próximos años. Otros ámbitos políticos, además de la privacidad de los datos y el Derecho de la competencia, también son fundamentales para el correcto funcionamiento de los mercados impulsados por los datos, a saber, la protección de los consumidores, la seguridad digital, la seguridad en línea y la política de inteligencia artificial (IA). Estos marcos jurídicos están interconectados, especialmente en el contexto de las tecnologías de IA. En los últimos años se ha desarrollado una agenda reguladora estructurada en torno al objetivo común de optimizar los distintos marcos reguladores para comprender correctamente las diferentes dimensiones jurídicas de los datos y las prácticas de datos como objeto jurídico. La articulación óptima de estos marcos jurídicos requiere, no obstante, considerar los puntos de conexión existentes entre cada uno de ellos. Con este fin, este documento se centra exclusivamente en la intersección específica entre la regulación de la competencia y la de la privacidad de los datos. 

 

El resto del documento se estructura como sigue: El capítulo 2 describe los vínculos entre la política de competencia y la de privacidad de los datos, analizando sus objetivos respectivos y la forma en que las consideraciones relativas a un ámbito político se han incluido en el otro. El capítulo 3 se centra en las intervenciones que pueden fomentar las sinergias, pero también provocar tensiones, abordando las complementariedades y los retos potenciales, mientras que el capítulo 4 aporta ideas sobre los modelos de cooperación entre las autoridades de competencia y de protección de datos. El capítulo 5 concluye. El informe delinea la relación entre la competencia y la privacidad de datos en el contexto de la economía digital. A medida que los datos se convierten en un recurso central para las plataformas en línea y los modelos de negocio digitales, también aumentan las regulaciones y la aplicación de la privacidad de los datos en todo el mundo. Este creciente enfoque en la privacidad de los datos y la concentración de datos en manos de grandes empresas digitales plantea preocupaciones tanto de competencia como de privacidad. El informe comienza explorando los objetivos respectivos de las leyes de competencia y privacidad de datos. La ley de competencia busca mantener y fomentar el proceso competitivo, protegiendo la libertad de acción económica de los participantes del mercado y promoviendo el uso eficiente de los recursos. Por otro lado, las leyes de privacidad de datos protegen los derechos individuales, permitiendo a las personas controlar sus datos personales y abordando las asimetrías de información y poder entre las empresas y los individuos. El documento destaca cómo la acumulación y el uso de grandes volúmenes de datos pueden fortalecer el poder de mercado de las empresas, potencialmente llevando a conductas anticompetitivas y a la infracción de la privacidad de los usuarios. Esto ha llevado a que las autoridades de protección de datos y de competencia se centren cada vez más en las prácticas comerciales relacionadas con los datos. En particular, se discuten los modelos de negocio digitales que dependen de la recopilación masiva de datos personales y su impacto en la privacidad y la competencia. Además, el informe analiza si la privacidad de los datos debe considerarse un problema antimonopolio y si las preocupaciones de competencia deben ser tenidas en cuenta por las autoridades de protección de datos. Se presentan teorías de daño y se discuten las intervenciones regulatorias que podrían fomentar sinergias o presentar desafíos potenciales.

Para leer más ingrese a:

 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí