Towards a global approach to digital platform regulation: Preserving openness amid the push for internet sovereignty

Towards a global approach to digital platform regulation: Preserving openness amid the push for internet sovereignty

La regulación de plataformas digitales a nivel global es un tema que está ganando cada vez más atención. En este sentido, los gobiernos buscan implementar regulaciones para abordar los daños percibidos y fortalecer la supervisión de estas plataformas. Sin embargo, se observa una notable divergencia en los enfoques regulatorios entre países, lo que plantea el riesgo de una mayor fragmentación en internet. Aunque existe la posibilidad de una cierta convergencia entre países con ideas afines a lo largo del tiempo, es probable que la fragmentación aumente si no se adoptan nuevos enfoques de gobernanza global. Entre las tendencias regulatorias clave a nivel mundial se encuentran los estrictos requisitos de monitoreo de contenido, la supervisión independiente de las plataformas, el fortalecimiento de los derechos de los usuarios, el amplio intercambio de datos de las plataformas con los gobiernos y la localización de datos. Si bien la Unión Europea lidera en la exportación de valores regulatorios a través de leyes, China compite ofreciendo tecnologías digitales integradas e infraestructura a naciones en desarrollo. Establecer un marco regulatorio global alineado con los principios universales de los derechos humanos podría contribuir a reducir la fragmentación, dado que los derechos humanos proporcionan un marco establecido reconocido internacionalmente. Sin embargo, los derechos humanos por sí solos no son suficientes, y los gobiernos también deben abordar la divergencia, impulsar la cooperación internacional y apoyar las instituciones existentes para preservar un internet global abierto. Al analizar los diferentes enfoques que los países han adoptado para regular las plataformas digitales, se identifican cinco enfoques amplios: custodia estricta, regulación independiente, derechos y capacidades de los usuarios, deberes extensivos de las plataformas y preservación del orden social. Cada uno de estos enfoques presenta características y objetivos específicos, desde imponer penas de prisión por incumplimiento hasta mantener el control social y político en línea. Aunque existe diversidad en los enfoques regulatorios a nivel global, también se observan tendencias comunes, como imponer multas a las plataformas o amenazar con bloqueos por falta de cumplimiento. No obstante, existen vacíos en los enfoques regulatorios y desafíos en la clasificación de las posturas de los países, lo que subraya la complejidad de esta problemática. Siendo así, al comparar dos enfoques específicos de regulación de contenido y plataformas en línea, se destaca la diferencia entre la custodia estricta y la regulación independiente. Mientras que la primera busca fortalecer el control estatal sobre los espacios en línea con menos énfasis en protecciones para los usuarios, la segunda se centra en la regulación a través de un organismo independiente, limitando el poder del regulador en aras de la libertad de expresión. Estos enfoques muestran la diversidad de estrategias adoptadas por diferentes países y resaltan la importancia de encontrar un equilibrio entre la supervisión necesaria y la preservación de los derechos individuales en el contexto digital.

De igual forma, la regulación de plataformas en línea y redes sociales es un tema de creciente relevancia que involucra diversas aproximaciones por parte de los gobiernos. En este contexto, se identifican tres enfoques principales: regulación independiente, derechos y capacidades de los usuarios, y deberes de contenido. El enfoque de regulación independiente limita el poder de los reguladores para interferir en la libertad de expresión y comunicación política, buscando un equilibrio entre una supervisión más estricta y la preservación de las libertades civiles. Esta estrategia implica la participación de múltiples partes interesadas y establece responsabilidades diferenciadas para distintos tipos de plataformas, limitando multas y requisitos de cumplimiento. Por otro lado, el enfoque más comúnmente discutido es el de derechos y capacidades de los usuarios, presente en diecisiete regímenes regulatorios. Este enfoque se centra en empoderar a los usuarios a través de la transparencia, mecanismos de reclamo, procesos de apelación y la retirada de contenido ilegal mediante avisos y eliminaciones. Las sanciones suelen limitarse a multas en lugar de penas de prisión, y el objetivo es fortalecer las herramientas de los usuarios sin imponer fuertemente cómo deben operar las plataformas. Otro aspecto importante es la diversidad de enfoques en la regulación de plataformas y la moderación de contenido. Se identifican cinco enfoques distintos, desde aquellos que ponen la responsabilidad en las plataformas para mejorar la experiencia del usuario hasta aquellos que enfatizan el monitoreo exhaustivo de contenido, con requisitos estrictos, informes regulares y sanciones como el bloqueo de acceso. Algunos países también han implementado leyes de localización de datos, lo que plantea desafíos en términos de cumplimiento y desarrollo de herramientas de acuerdo con estándares internacionales. La regulación no prescriptiva puede llevar a que las mejores prácticas sean definidas por las plataformas más grandes, lo que puede tener implicaciones para la competencia y la diversidad en el espacio digital. En general, se busca un equilibrio entre la supervisión necesaria y el respeto por los derechos individuales en el entorno digital. La gobernanza de plataformas digitales a nivel global es un desafío complejo, con enfoques regulatorios que varían según las prioridades y contextos de cada país. Mientras algunos países se enfocan en proteger los derechos individuales y promover la transparencia y el empoderamiento de los usuarios, otros priorizan el control del contenido y la estabilidad política. La Unión Europea ha ejercido una influencia significativa a través de su enfoque centrado en los derechos humanos, mientras que China ha adoptado un enfoque más restrictivo en línea con sus objetivos políticos. El Reino Unido, por su parte, enfrenta desafíos en la regulación debido a las preocupaciones públicas sobre los daños en línea y la falta de cooperación internacional en este ámbito. 

En un mismo sentido, la regulación presenta una serie de enfoques diversos que reflejan las perspectivas y prioridades de diferentes regiones y países. En el Reino Unido, se destaca un énfasis en criminalizar el contenido perjudicial en lugar de establecer deberes de cuidado para los usuarios, influenciado por marcos legales penales. Esta aproximación muestra una divergencia entre proteger a los usuarios y las preocupaciones sobre restringir derechos y libertades. Por otro lado, en Estados Unidos, se prioriza la economía de mercado y la flexibilidad de las empresas, lo que se refleja en una regulación limitada y posturas divergentes entre los estados. El debate se centra más en los derechos civiles que en los derechos humanos, y la influencia de los grupos de presión de la industria ralentiza los cambios. En contraste, la Unión Europea impulsa una mayor regulación y ha logrado influir en empresas para que cumplan con estándares europeos a nivel global, contrastando con la defensa de la autonomía de las empresas en Estados Unidos. Por su parte, China mantiene estrictas barreras y ha fomentado su propio ecosistema, lo que representa un obstáculo para los marcos de gobernanza global. En resumen, persisten amplias brechas entre las principales regiones y es poco probable que se alcance un consenso sobre un enfoque unificado en el corto plazo. En cuanto a la posibilidad de adoptar un enfoque basado en los derechos humanos para establecer marcos globales de regulación de plataformas digitales, se reconoce que si bien los derechos humanos no ofrecen todas las respuestas, sí proporcionan principios ampliamente aceptados que podrían guiar la cooperación internacional. Sin embargo, hasta ahora, los derechos humanos han sido en gran medida pasados por alto en la regulación de plataformas. Los desafíos incluyen la traducción de estos principios en políticas efectivas y las diferentes interpretaciones de los derechos humanos en distintas jurisdicciones. A pesar de ello, los derechos humanos siguen siendo un marco relevante, siendo así, buscan proteger a los individuos de los abusos tanto gubernamentales como privados. La ley internacional de derechos humanos también es flexible, casi universal y vinculante para la mayoría de los estados. Adoptar este marco podría ayudar a abordar problemas regulatorios y riesgos de violaciones de derechos de manera coordinada, aunque actualmente las regulaciones de plataformas se centran más en prevenir daños que en la debida diligencia en derechos humanos. Se señala la necesidad de esfuerzos adicionales para fortalecer la adopción de enfoques de derechos humanos a través del diálogo multilateral, reconociendo que la protección de otros derechos como la privacidad y el acceso a la información es igualmente importante.

La aplicación de leyes y principios internacionales de derechos humanos en la regulación de plataformas en línea y la moderación de contenido plantea varias implicaciones importantes. En primer lugar, se argumenta que la legislación y las políticas de las empresas para limitar el contenido en línea deben definir claramente qué tipos de contenido pueden ser limitados, los propósitos para limitarlo y cómo puede ser limitado. Además, se enfatiza la necesidad de que las limitaciones sean necesarias y proporcionales, equilibrando derechos como la libre expresión con intereses como la salud pública. Se requiere un enfoque no binario más allá de simplemente retirar o dejar el contenido en línea. Adicionalmente, es crucial que los estados garanticen que las plataformas cuenten con mecanismos de redress para decisiones de moderación de contenido debido a los riesgos de errores. Se recomienda priorizar un entendimiento compartido entre los organismos reguladores, construir sobre marcos de derechos humanos, apoyar enfoques centrados en los sistemas que se concentren en los procesos de las plataformas en lugar de piezas individuales de contenido, y asegurar el trabajo de los organismos de estándares para un internet global consistente. Por otro lado, el resumen de la metodología utilizada para analizar leyes y propuestas relacionadas con la regulación de plataformas y la moderación de contenido destaca la importancia de un enfoque sistemático y exhaustivo. Inicialmente se identificaron 137 leyes y propuestas en 95 jurisdicciones potencialmente relevantes, para luego reducir esta cantidad a 55 marcos regulatorios en 41 jurisdicciones que fueron analizados en detalle. Se excluyeron algunas leyes por haber sido derogadas, tener baja probabilidad de aprobación, contener cláusulas básicas de responsabilidad de intermediarios, no estar específicamente relacionadas con la moderación de contenido, o ser inaccesibles o no traducibles. Se desarrolló una taxonomía de 29 preguntas sí/no organizadas en seis temas para facilitar el análisis cuantitativo y comparativo de las regulaciones de plataformas. Esta metodología permitió identificar tendencias clave y variaciones significativas en los enfoques regulatorios a nivel global, contribuyendo así a una comprensión más profunda de las aproximaciones en la gobernanza de plataformas digitales. Siendo así, se proporciona un panorama de la legislación y las leyes propuestas en diferentes países con el objetivo de regular plataformas digitales y contenido en línea. Resumen las leyes clave y proyectos de ley aprobados o propuestos en países como Australia, Austria, Azerbaiyán, Bielorrusia, China, Ecuador, Etiopía, Unión Europea (UE), Francia, Alemania, India, Indonesia, Irán, Irlanda, Kazajistán, Kenia, Malawi, Malí, Nueva Zelanda, Pakistán, Rusia, Arabia Saudita, Singapur, Corea del Sur, Siria, Tanzania, Turquía, Venezuela, Vietnam, Bangladesh, Brasil, Canadá, Chile, Israel, Nigeria, Filipinas, Polonia, Taiwán, Tailandia, Reino Unido (UK). Estas leyes y proyectos de ley abordan temas como discurso de odio, desinformación, seguridad en línea, privacidad de datos, cibercrímenes, regulación de plataformas de internet y la eliminación de contenido en línea ilícito. En el documento se reconoce también el apoyo de datos y análisis proporcionados por la organización Global Partners Digital y entrevistas a expertos realizadas bajo las reglas de Chatham House. Este resumen destaca la diversidad de enfoques y preocupaciones a nivel internacional en relación con la regulación de plataformas digitales y la moderación de contenido en línea.

 

En general, el documento realiza un análisis de la regulación de plataformas digitales en un contexto global, abarcando una amplia gama de países y regiones clave en este ámbito, como la Unión Europea, Estados Unidos, China y el Reino Unido. Su propósito fundamental es comprender y evaluar los enfoques regulatorios adoptados por estas entidades, explorando tanto sus similitudes como sus diferencias para identificar patrones, desafíos y oportunidades en el escenario actual de la gobernanza de internet. Además, el documento persigue el objetivo de proponer recomendaciones prácticas y fundamentadas en principios universales de derechos humanos para mejorar la eficacia y coherencia de las regulaciones en el ámbito digital. Asimismo, busca fomentar un diálogo constructivo entre diferentes actores, como gobiernos, empresas, sociedad civil y expertos en derechos humanos, con el fin de promover una regulación más equitativa, transparente y orientada al bienestar de los usuarios y la sociedad en su conjunto. En este contexto, el documento aborda temas cruciales como la protección de la libertad de expresión, la lucha contra la desinformación y el discurso de odio en línea, la privacidad de los datos de los usuarios, la responsabilidad de las plataformas en la moderación de contenido, entre otros aspectos relevantes para el desarrollo de un entorno digital seguro, inclusivo y ético.

Para leer más ingrese a:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí