Uganda Energy Transition Plan

Uganda-Energy-Transition-Plan.jpg

El Plan de Transición Energética de Uganda es una hoja de ruta estratégica para el desarrollo y la modernización del sector energético del país. Traza un camino ambicioso pero factible para lograr el acceso universal a la energía moderna e impulsar la transformación económica del país de forma sostenible y segura. El plan ha sido elaborado por el Ministerio de Energía y Desarrollo Minero de Uganda, con el apoyo de la Agencia Internacional de la Energía, y sienta las bases del próximo Plan Maestro Integrado de Recursos Energéticos del Gobierno. El análisis no se limita a considerar a Uganda de forma aislada, sino que estudia cómo las tendencias mundiales están influyendo y abriendo nuevas oportunidades, sobre todo impulsadas por la rápida evolución de los costos de las tecnologías limpias y los cambios en la financiación de la energía y el clima. Se presta especial atención al aprovechamiento de los considerables recursos energéticos y minerales del país, y a su conversión en desarrollo económico para Uganda, un pilar fundamental para garantizar que la vía de la PTE sea justa e integradora. El informe proporciona un análisis detallado sector por sector, incluyendo objetivos e hitos clave, estimaciones de las necesidades de inversión, e incluye recomendaciones de alto nivel para su aplicación. Aunque el informe se centra en el periodo actual hasta 2050, la PTE también destaca los pasos clave para avanzar en la descarbonización del sector energético más allá de 2050 y calcula en qué momento el sector energético está preparado para alcanzar el cero neto. Uganda ha avanzado mucho en los últimos años, con una notable expansión del acceso a la electricidad, superando las tasas de crecimiento del África subsahariana. En las últimas dos décadas, el sector eléctrico se ha multiplicado casi por cinco, reduciendo significativamente el uso ineficiente de petróleo importado para la generación de energía. Desde 2015, se han proporcionado alternativas más limpias para cocinar a más de 3,5 millones de ugandeses, liberándoles de los peligros para la salud y de la carga de tiempo que suponen las cocinas tradicionales de leña y carbón. Sin embargo, comparativamente, seguimos siendo pobres energéticamente, con bajos niveles de electricidad y acceso a cocinas limpias, y entre los países con los niveles más bajos de consumo de energía moderna per cápita a nivel mundial. Alrededor del 90% de las necesidades energéticas de Uganda siguen cubriéndose con bioenergía sólida, puesto que es la única fuente de energía disponible para muchos en las zonas rurales. Esto no es sostenible, ni es una opción para alimentar el crecimiento futuro de Uganda. Este es el imperativo que motivó el Plan de Transición Energética: construir los cimientos del sistema energético que serán necesarios para alimentar el futuro de Uganda de forma justa, segura, protegida, asequible y sostenible. Por lo tanto, es preciso aprovechar el éxito actual en la aceleración del acceso a la energía limpia y seguir avanzando para hacer realidad la visión de una Uganda moderna y próspera. Afortunadamente, Uganda ha sido bendecida con amplios recursos energéticos, que el Plan de Transición Energética aprovecha para satisfacer de forma segura las crecientes necesidades energéticas, al tiempo que aprovecha el potencial de crecimiento económico y creación de empleo que encierra el aprovechamiento de estos recursos.

 

El Plan de Transición Energética afecta a todos los aspectos de la labor del Ministerio de Energía y Desarrollo Minero, abarcando las energías renovables, la eficiencia energética, la energía nuclear, los recursos de petróleo y gas, y los yacimientos de minerales críticos que son clave para las transiciones energéticas mundiales. También refuerza el papel ya destacado de Uganda como socio regional fuerte para el desarrollo de una infraestructura energética más sólida e integrada en toda la región, lo que apoya los objetivos colectivos de seguridad energética y mayor colaboración. Uganda reconoce y afirma su responsabilidad de tomar medidas para mitigar el aumento de las emisiones y ve que la vía sostenible de desarrollo es cada vez más la vía económica, lo que permite al país desempeñar un papel importante en el crecimiento de las cadenas de suministro de energía limpia y aprovechar nuevas oportunidades para los flujos financieros relacionados con el carbono. El lanzamiento del Plan de Transición Energética es una clara señal que demuestra la apertura de Uganda a la inversión. Se da la bienvenida a empresas e inversores para que trabajen con el país, explorando asociaciones público-privadas y nuevos enfoques innovadores para financiar las industrias energéticas y de minerales críticos del país. Es sabido que el sector privado necesita que se le garantice un rumbo coherente, y este plan proporciona las señales estratégicas claras y a largo plazo para responder a esa necesidad. Aunque debe seguir siendo adaptable a lo largo del camino, Uganda no tiene intención de renunciar a los resultados e hitos clave del Plan de Transición Energética. El desarrollo sostenible de los sectores de la energía y los minerales se considera vital no sólo para la propia supervivencia del país, sino también para la del mundo. Uganda se ha comprometido a construir un planeta más habitable para las generaciones futuras. Es un orgullo para Uganda desvelar esta estrategia transformadora a largo plazo e invitar al mundo a unirse a ella en el exigente pero gratificante viaje que supone la aplicación del Plan de Transición Energética.

 

El informe es un programa integral diseñado para transformar el panorama energético del país, buscando promover la sostenibilidad, la eficiencia y la diversificación de fuentes de energía. Este plan se ha elaborado en respuesta a la necesidad de reducir la dependencia de Uganda de las fuentes de energía tradicionales, como la leña y el carbón, que no solo son ambientalmente perjudiciales, sino también insostenibles a largo plazo. El informe detalla una serie de estrategias y acciones destinadas a impulsar la adopción y el desarrollo de energías renovables, como la solar, la eólica, la hidroeléctrica y la geotérmica. Se enfoca en la mejora de la infraestructura energética del país, incluyendo la expansión de la red eléctrica y el acceso a comunidades rurales que aún carecen de electricidad. El informe subraya la importancia de la colaboración entre el gobierno, el sector privado y la sociedad civil para lograr con éxito la transición energética. Se identifican desafíos y obstáculos potenciales, como la financiación, la capacitación de recursos humanos y la necesidad de marcos regulatorios sólidos para garantizar la viabilidad a largo plazo de estas iniciativas. Asimismo, se destaca el potencial impacto positivo que esta transición puede tener en la economía, la creación de empleo y el bienestar general de la población ugandesa. En resumen, el Plan de Transición Energética de Uganda representa un compromiso ambicioso para modernizar y diversificar el suministro de energía del país, promoviendo un enfoque más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, al tiempo que busca mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Para leer más ingrese a:

https://www.iea.org/reports/uganda-energy-transition-plan

https://iea.blob.core.windows.net/assets/00e4c677-4009-4d56-9a6b-accf14ca8456/UgandaEnergyTransitionPlan.pdf

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí