WE’RE DOOMED, NOW WHAT? Finding the way through climate change adaptation technologies in an uncertain future

WE’RE DOOMED, NOW WHAT? Finding the way through climate change adaptation technologies in an uncertain future

El informe explora cómo las empresas pueden adaptarse al cambio climático mediante el uso estratégico de la tecnología, enfocándose en cuatro desafíos principales. Primero, asegurar materias primas y recursos se vuelve cada vez más difícil debido a la escasez inducida por el clima, afectando las cadenas de suministro globales y requiriendo estrategias de diversificación y seguridad. Segundo, adaptar los procesos manufactureros e industriales se vuelve esencial frente a la volatilidad de la energía y los recursos hídricos, con un énfasis en la eficiencia energética y la gestión sostenible del agua para mantener la productividad y reducir la huella ambiental. Tercero, proteger activos e infraestructuras se convierte en una prioridad urgente ante el aumento de los riesgos climáticos extremos, impulsando la necesidad de diseñar infraestructuras más resilientes y sistemas de alerta temprana mejorados para mitigar los daños. Cuarto, adaptar la oferta de productos y servicios para satisfacer las cambiantes necesidades de los consumidores conscientes del cambio climático implica innovar en diseños sostenibles y estrategias de marketing que comuniquen el compromiso ambiental de las empresas. El informe presenta cinco escenarios futuros que varían desde la adaptación comunitaria verde hasta una globalización verde, cada uno influenciado por regulaciones, competitividad financiera y cambios en el comportamiento del consumidor. Cada escenario identifica tecnologías relevantes, agrupadas en 89 familias tecnológicas, adaptadas específicamente para abordar los desafíos empresariales mencionados. Se destaca que las tecnologías de adaptación tienden a ser específicas y localizadas, centradas en resolver problemas concretos más que en innovaciones revolucionarias. Entre las soluciones «sin arrepentimiento» recomendadas se incluyen la eficiencia de recursos, el mantenimiento predictivo, las soluciones basadas en la naturaleza y la infraestructura descentralizada y resiliente. El informe subraya la importancia de que las empresas adopten un enfoque estratégico hacia la adaptación climática, evaluando riesgos, desarrollando escenarios y hojas de ruta tecnológicas, fortaleciendo capacidades internas y colaborando entre sectores para integrar la adaptación en la estrategia general de negocios, preparándolas así para un futuro climático desafiante y cambiante. 

En un mundo afectado por el cambio climático hacia 2040, diversos escenarios emergen como reflejo de las adaptaciones desiguales y las respuestas variables a los desafíos ambientales. En el escenario de «Comunidades Verdes», se observa un cambio significativo en el comportamiento del consumidor hacia la sostenibilidad, aunque se enfrenta a limitaciones financieras para proyectos de adaptación a gran escala. Con una concienciación elevada sobre el cambio climático, los consumidores han ajustado sus hábitos y estilos de vida, impulsando una demanda creciente de productos locales y estacionales, así como bienes reciclados. Sin embargo, los sectores de inversión y seguros no han evolucionado para apoyar plenamente esta adaptación, lo que ha generado frustración en la sociedad y fomentado iniciativas comunitarias y soluciones a nivel local. Esta descentralización y economía circular responde a la escasez de recursos y los limitados esfuerzos de adaptación a gran escala. En el ámbito empresarial, la adaptación se refleja en la sustitución de ingredientes y ajustes en productos, dada la falta de financiamiento para cambios mayores en los procesos productivos. La innovación se concentra en enfoques frugales y de diseño a costo reducido, aunque mejoras significativas en la productividad se ven obstaculizadas por la falta de financiamiento para cambios estructurales. En contraste, el escenario de «Solitario en la Cima» presenta un panorama donde empresas visionarias, respaldadas por recursos financieros, han anticipado la adaptación al cambio climático, mientras que la mayoría de los consumidores no han logrado seguir el ritmo debido a presiones económicas. En este contexto, la economía global continúa enfrentando cadenas de suministro interrumpidas debido a conflictos geopolíticos e impactos climáticos, con centros de manufactura ubicados en áreas vulnerables que sufren frecuentes interrupciones. Los costos elevados y la disponibilidad reducida de seguros para activos vulnerables al clima presentan desafíos adicionales, beneficiando a las empresas livianas en activos y aquellas en regiones menos vulnerables. Sin embargo, industrias pesadas y manufactura en zonas vulnerables enfrentan reparaciones costosas y opciones limitadas de adaptación. En este entorno, las estrategias de supervivencia incluyen el desarrollo de productos conscientes del clima, colaboraciones estratégicas y la innovación frugal en áreas como la construcción y la energía eficiente. Estos escenarios ofrecen una visión integral de cómo las decisiones actuales pueden moldear el panorama empresarial futuro, destacando la necesidad de innovación continua y colaboración entre sectores para enfrentar los desafíos climáticos globales de manera efectiva.

En otra instancia, el escenario denominado «Lonely at the Top», donde empresas con recursos financieros están preparadas para la adaptación climática, pero la mayoría de los consumidores no han seguido el ritmo debido a presiones económicas, las tecnologías emergentes juegan un papel crucial. Un gráfico (Figura 8) ilustra la madurez, el impacto y la tasa de desarrollo de diversas tecnologías, desde edición genética de cultivos utilizando CRISPR hasta plataformas de visibilidad de la cadena de suministro y reactores biofilm membrana-aerada (MABR) para tratamiento eficiente de aguas residuales. Estas innovaciones abordan desafíos clave como la escasez de agua, la producción agrícola, la gestión de materiales críticos y la eficiencia energética, todos cruciales para mantener la competitividad empresarial en un entorno climático cambiante. Por otro lado, el escenario «Wild Green West» presenta una perspectiva opuesta, donde abunda el financiamiento para la adaptación, pero hay poca regulación gubernamental. Aquí, tecnologías como los mini reactores nucleares modulares, granjas hidropónicas y sistemas de trazabilidad basados en blockchain ofrecen soluciones innovadoras para la gestión del agua, la producción de cultivos y la gestión de materiales críticos. Estas herramientas están categorizadas según su madurez y capacidad de impacto, destacando aquellas que representan soluciones sin arrepentimientos y altamente prometedoras para el escenario específico. En un enfoque más comunitario y descentralizado, el escenario «Green Communities» se centra en iniciativas lideradas por la comunidad y soluciones basadas en la naturaleza. A pesar de la limitada financiación a gran escala, tecnologías maduras como los tratamientos de agua en pequeña escala y sistemas de alerta avanzados se combinan con innovaciones emergentes como la bioingeniería y sistemas de escucha social basados en procesamiento de lenguaje natural. Estas tecnologías, diseñadas para abordar la escasez de agua, mejorar la seguridad alimentaria y adaptarse a los cambios en el comportamiento del consumidor, subrayan la viabilidad de soluciones locales y pequeñas para enfrentar desafíos globales de cambio climático. En conclusión, la adopción de tecnologías innovadoras juega un papel crucial en la adaptación al cambio climático, independientemente del contexto específico. Desde sistemas avanzados de detección y alerta hasta soluciones de diseño resiliente y nuevas estrategias de negocio, estas herramientas no solo fortalecen la resiliencia empresarial, sino que también promueven un desarrollo sostenible en un mundo cada vez más afectado por las crisis climáticas.

Para abordar la adaptación al cambio climático de manera integral, es crucial considerar diversas tecnologías y estrategias que abarcan áreas fundamentales como la gestión del agua, la producción agrícola, y la protección y comercialización de productos y servicios. En relación con la escasez de agua, se proponen tecnologías como los reservorios subterráneos conectados, plantas desalinizadoras y sistemas eficientes de riego para garantizar la resiliencia a largo plazo en el suministro de agua. Para la producción agrícola, se sugieren prácticas como la agricultura vertical, la modificación genética y el monitoreo mediante drones, destinadas a asegurar la calidad y el rendimiento de los cultivos en climas cambiantes. En cuanto a materiales críticos, se recomiendan tecnologías de reciclaje, biología sintética y sustitución de materiales mediante inteligencia artificial para reducir los desperdicios y encontrar alternativas sostenibles. En la gestión de la cadena de suministro, se proponen el seguimiento de activos mediante IoT, la trazabilidad blockchain y la impresión 3D local para asegurar la transparencia y acercar la producción a los mercados. Para mejorar el uso de energía y agua, se destacan las redes inteligentes, las membranas de energía osmótica y las tecnologías de detección de fugas, todas destinadas a asegurar los suministros de energía y agua mientras se reducen las ineficiencias. En términos de mejora de la productividad, se mencionan gemelos digitales, mantenimiento predictivo y plataformas modulares de fabricación para potenciar los procesos industriales. Además, se propone el uso de sistemas avanzados de alerta temprana, soluciones basadas en la naturaleza y técnicas de diseño resiliente para predecir y mitigar los impactos de desastres. La integración de estas tecnologías y estrategias no solo fortalece la resiliencia empresarial ante los desafíos climáticos, sino que también sienta las bases para un enfoque holístico que abarque desde la producción hasta la protección de activos y la innovación en productos y servicios. Así, se promueve una adaptación efectiva que no solo responde a las amenazas actuales, sino que también prepara a las empresas para un futuro más sostenible y resiliente.

El aumento de las temperaturas extremas debido al cambio climático representa una amenaza creciente con impactos significativos en la salud humana, las economías y la infraestructura global. La evidencia muestra que el calor extremo es el peligro climático más letal, y 2023 se ha registrado como el año más caluroso en la historia, con olas de calor extendidas afectando a más del 80% de la población mundial. Proyecciones futuras indican condiciones de calor más severas y frecuentes, con olas de calor potencialmente mortales volviéndose comunes, especialmente en regiones como India. En los Estados Unidos, las olas de calor son más prolongadas, frecuentes e intensas, con una temporada de calor que se ha extendido significativamente desde la década de 1960. La vulnerabilidad al calor extremo es desigual y afecta desproporcionadamente a países de latitudes bajas y de ingresos bajos y medios, aunque ninguna área está inmune. Las áreas urbanas son particularmente susceptibles debido al efecto de isla de calor urbana, que intensifica el calor en zonas densamente desarrolladas. Es crucial destacar que los impactos del calor extremo están determinados por factores tanto de vulnerabilidad como de exposición. Esto subraya la creciente preocupación global por el calor extremo, su frecuencia e intensidad crecientes debido al cambio climático, y la necesidad imperiosa de soluciones dirigidas para mitigar esta amenaza. En cuanto a los impactos en diversos aspectos de la sociedad, la exposición al calor extremo varía según los entornos laborales, las condiciones de desplazamiento y las situaciones de vida. Las personas que trabajan al aire libre o en instalaciones interiores con ventilación deficiente están en mayor riesgo. La vulnerabilidad a los impactos del calor varía entre grupos de población, influida por factores como la edad, las condiciones de salud, el ingreso y la situación de vivienda. Los impactos en la salud incluyen agotamiento por calor, golpe de calor y tasas de mortalidad aumentadas, afectando de manera desproporcionada a grupos socialmente vulnerables en áreas desatendidas. 

 

En un mismo sentido, la productividad laboral disminuye durante el calor extremo, afectando varios sectores, especialmente el trabajo al aire libre, e incrementando las lesiones ocupacionales y el ausentismo. Las pérdidas económicas por calor extremo podrían alcanzar hasta el 4.6% del PIB global para 2060, impactando la salud, la productividad laboral y las cadenas de suministro. La infraestructura de transporte también se ve afectada, causando daños en carreteras, vías férreas y afectando el transporte aéreo. Además, el calor extremo puede agravar otros riesgos relacionados con el clima, como los incendios forestales y, en algunas regiones, potencialmente exacerbar conflictos. Existen oportunidades de resiliencia para empresas y organizaciones para adaptarse al calor extremo mediante intervenciones estratégicas y tecnológicas. Las intervenciones estratégicas incluyen medidas centradas en la fuerza laboral, campañas de educación y concienciación, regulaciones y diseño colaborativo en arquitectura y construcción. Las oportunidades tecnológicas implican mejorar productos y servicios existentes para proteger mejor contra el calor extremo, como sistemas de aire acondicionado más eficientes y accesibles. El sector privado, especialmente en energía, construcción y bienes eléctricos, puede innovar para proporcionar soluciones de resiliencia al calor, potencialmente beneficiándose de nuevos flujos de ingresos. En definitiva, abordar los impactos del calor extremo no solo es crucial para proteger la salud pública y la infraestructura, sino también para fomentar la innovación y mejorar la resiliencia empresarial frente a los desafíos del cambio climático. La acción temprana y estratégica puede mitigar los riesgos futuros y crear nuevas oportunidades, subrayando la importancia de priorizar la resiliencia al calor extremo en las agendas de riesgo, innovación y finanzas de las organizaciones globales.

Para leer más ingrese a:

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Busca los documentos, noticias y tendencias más relevantes del sector eléctrico

Buscador de documentos
Buscador de noticias y tendencias

Banco de Información

Descripción del semáforo tecnológico

Los documentos se clasifican en varios colores tipo semáforo tecnológico que indican el nivel de implementación de la tecnología en el país

Tecnología en investigación que no ha sido estudiado o reglamentado por entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera focal y se encuentra en estudio por parte de las entidades del sector.

La tecnología se aplica de manera escalable y se encuentran políticas y regulaciones focales establecidas.

La tecnología se aplica a través de servicios  y se encuentran políticas y regulaciones transversales establecidas.

La tecnología se aplica de manera generalizada  y se tiene un despliegue masivo de esta.

Para acceder a todos los documentos publicados y descargarlos ingresa aquí